Todas las publicaciones en “Mª CARMEN ABENGOZAR”

7p7a1944

La gestión de las emociones en un deporte competitivo como el baloncesto. Una aplicación del DBM®

EMOCIONES, reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos cuando percibe un objeto, persona, espacio…etc. ¿Cómo atender a estas reacciones? ¿Una vez detectados los estímulos cómo se pueden controlar en situación de tiro libre? ¿Cómo podemos actuar sobre ellas desde el punto de vista de la psicología aplicada a nuestro deporte?

Mari Carmen Abengózar, Doctora en Psicología de la Universidad de Valencia, nos acerca un modelo de desarrollo del comportamiento (DBM®) que tiene en cuenta las emociones y los procesos atencionales para mejorar el autocontrol de las emociones y aprender a focalizar la atención de nuestros jugadores en una situación concreta, en este caso con un ejemplo de aplicación sobre el tiro libre.

A lo largo del artículo, podrás conocer un modelo interesante que te puede servir de herramienta y donde se ofrecen diferentes estrategias que ayudarán a tu formación en el campo del autocontrol emocional. Es un modelo que se desarrolla en el campo de la psicología y que tras diversas aplicaciones se conoce que se han obtenido resultados que mejoran la atención de los jugadores emocionalmente hablando. Como todo modelo, no tiene porqué ser el único. Con esto, lo que queremos transmitir desde la Federación de Baloncesto de la Comunidad Valenciana, es la oportunidad de ofrecerte nuevas herramientas que te permitan mejorar tu función como entrenador/a.

Por supuesto, agradecer a Mari Carmen su tiempo y la generosidad por compartir con todos nosotros un artículo de calidad como éste. Una nueva oportunidad de promover conocimiento y de generar inquietudes en nuestra formación diaria. Gracias.

1. Marco científico de la gestión de las emociones en el deporte

Se experimenta con frecuencia estrés emocional en el mundo del deporte, en general, y en las competiciones entre equipos, en particular, como ocurre en el baloncesto. En un estudio realizado con jugadores de baloncesto amateur, Fronso, Nakamura, Bortoli, Robazza y Bertollo (2013) encontraron altos niveles de estrés emocional durante la fase de campeonato así como una mayor fatiga en la pretemporada. Estos resultados muestran, por una parte, la adaptación física de los jugadores a medida que se adentran en la temporada; y, por otra parte, una progresiva carga emocional típica del juego competitivo. Resultaría muy positivo para los jugadores desarrollar habilidades para gestionar con eficacia la presión psicológica que va incrementándose a medida que se adentran en la temporada, de manera similar a cómo el cuerpo se va adaptando progresivamente a una creciente actividad física. El cuerpo realiza aprendizajes para adaptarse a un mayor o menor esfuerzo físico, de tal manera que el tipo de respuesta dado diferirá en función del grado de estrés aplicado a ese cuerpo. Leer más…