Patrocinio y Clubes. El futuro con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)

7P7A5000

Contar con el apoyo de las empresas ha sido siempre uno de los principales caballos de batalla de los clubes y las entidades deportivas. Esa inestimable ayuda a lo largo de los años ha sido fundamental para que las entidades pudieran llevar a buen término sus proyectos, y por eso en #fbcvBlog queremos explorar este soporte esencial de los clubes, abordando cómo surge el vínculo entre una entidad y una empresa y en qué condiciones se desarrolla esa colaboración para que los dos entes obtengan un beneficio común. Ahondando en este aspecto, queda patente que la creciente presencia de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la actividad empresarial está abriendo nuevos horizontes para las entidades deportivas, colocándolas en una posición privilegiada para construir sinergias que atraigan inversiones. Para profundizar en las tendencias de las últimas temporadas y el futuro que se abre por delante, hablamos con tres entidades que tradicionalmente han tenido el apoyo de diversos patrocinadores. Son el Club Bàsquet La Vila, el Club Baloncesto Alginet y L’Alcora Bàsquet Club.

Tras unos años difíciles, muchas empresas comienzan a dar pasos adelante en la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), convirtiéndose así en una vía muy importante para el desarrollo del deporte. La RSC es una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, ámbito local, medio ambiente y sobre la sociedad en general. Y en ese objetivo, el deporte desempeña un canal de transmisión fundamental, sobre todo en una sociedad como la española en la que el deporte tiene tantos seguidores y practicantes.

La asociación de una empresa a los valores que encarna un deporte es uno de los principales retornos que se obtienen con un patrocinio, aumentando así su notoriedad y su prestigio dentro de su sector y sobre todo de cara a los consumidores que tienen más cercanos.

Las empresas que se preocupan y cuidan su RSC están incorporando los patrocinios dentro de esa estrategia, mostrando su implicación con el deporte local y convirtiéndose en referentes para su público más cercano. Apoyan iniciativas y ofrecen su ayuda para mejorar la sociedad, y es infinita la transcendencia del deporte para efectivamente construir entre todos una sociedad mejor.

Conocer cómo surge el vínculo entre un club y una empresa es el punto de partida para ahondar en esa relación. La mayor parte de esas uniones se generan por proximidad, ya sea por tratarse de empresas ubicadas en la misma zona o bien por contar entre sus propietarios o trabajadores con aficionados al baloncesto, en muchas ocasiones vinculados incluso a nivel personal con la propia entidad deportiva. Éste es el caso por ejemplo de la unión entre la empresa Inalco y L’Alcora Bàsquet Club, una relación para la que hay que remontarse décadas atrás. Según explica su directivo, Vicente Beltrán, en torno al año 1987 hubo un cambio en la Junta Directiva del Club, entrando en ella hasta tres trabajadores de la empresa Inalco entre los que se encontraba el anterior presidente, Enrique Gómez. Los empleados plantearon a la empresa la posibilidad de patrocinar al Club. Y hasta hoy…

También en el Club Bàsquet La Vila aseguran estar muy orgullosos de contar desde hace 15 años con la colaboración de dos empresas como son Hoteles RH y Chocolates Clavileño. “En ambos casos, la relación surge por el vínculo de un trabajador de la empresa con el club. A partir de entonces se les ofreció una colaboración y de forma inmediata la empresa se involucró con el patrocinio del equipo senior y junior masculino”, indica Jordi Mingot, directivo del conjunto alicantino.

El Club Baloncesto Alginet también ha tenido el privilegio de tener el apoyo de diversas entidades en los últimos años, una unión que nuevamente surge “por amistad y por deseo de colaborar con el Club, que está considerado como uno de los referentes del baloncesto en La Ribera, por lo que constituye un vínculo interesante para la empresa”, explica el directivo Carles Bivià.

Queda de manifiesto en estas experiencias la relación personal que suele existir entre empresa y club, lo que de cara al futuro se convierte en una ventaja significativa por cuanto la compañía conoce con detalle aquello que la entidad deportiva puede aportarle y los valores que transmite en su gestión.

Muchas de las colaboraciones que se dieron en el pasado nacieron como algo puntual pero han desembocado en una estrecha relación que se mantiene en el tiempo, lo que evidencia la predisposición de las empresas a buscar esa cooperación. En este sentido, Vicente Beltrán (L’Alcora BC) recuerda cómo “año tras año se fue creciendo tanto a nivel deportivo como en número de equipos e Inalco se volcó en las ayudas y se llegó a unos niveles deportivos inimaginables para nuestra entidad”. Crecimiento que requirió de apoyos extra, y por eso durante ese periodo se llegó a firmar un convenio entre Inalco y la empresa Azuliber para mantener en conjunto el patrocinio del Club en Liga EBA.

De muchos años es también el apoyo que prestan Hoteles RH y Chocolates Clavileño al CB La Vila, entre quienes “se están formando sinergias continuamente en las 15 temporadas disputadas”, comenta Jordi Mingot.

Esta colaboración entre las empresas y las entidades deportivas tiene un potencial que aún está pendiente de explotar, pero que hasta ahora se ha materializado de manera similar en los diferentes clubes de la Comunidad. Así por ejemplo, Carles Biviá comenta que en el caso del CB Alginet tienen visibilidad “en las equipaciones deportivas y en publicidad estática en el Pabellón Municipal de Alginet, además de dar nombre a algunos equipos del Club”. También los dos máximos equipos masculinos del CB La Vila llevan el nombre de Hoteles RH y Chocolates Clavileño, contando igualmente con presencia en el Pabellón y demás material publicitario implementado por la entidad.

Pero aparte de las ayudas económicas que puedan aportar, el apoyo de los espónsors va en ocasiones más allá y se circunscribe sobre todo a su producto o servicio. En este sentido, Jordi Mingot explica que “Chocolates Clavileño no puede faltar en el tradicional día de la Chocolatada, en el que la empresa nos prepara un riquísimo chocolate y lo reparte entre todos los asistentes al partido del primer equipo. Además de suministrarnos productos y servicios siempre que lo necesitamos en los diferentes eventos que lleva a cabo el Club”.

En la relación entre clubes y empresas siempre debe existir un beneficio mutuo. Es importante que haya un retorno para esa apuesta por el deporte local, una ayuda que a las empresas les supone un esfuerzo considerable pero que proporcionan con satisfacción cuando se fomenta una integración social, cuando para ellos mismos también les aporta un valor a su imagen dentro de la sociedad. Esta situación la expone Vicente Beltrán (L’Alcora BC) a raíz de la crisis económica que comenzó hace unos años y que hizo que “en general las ayudas económicas de las empresas se redujeron drásticamente, aunque a nosotros debido a ese trato personal nos mantuvieron el patrocinio del primer equipo, una ayuda que tenemos confirmada gracias a los resultados extraordinarios en Nacional y al excelente funcionamiento de las Escuelas Deportivas. Aun así, está claro que no podemos ofrecer un nivel publicitario alto a una empresa como Inalco, ya que disponen de un gran departamento de Innovación y diseño y son muy conocidos en todos los sectores relacionados con el sector cerámico nacional y mundial. Pero sí que creemos que a nivel local con su esponsorización a nuestro club demuestra el apoyo al deporte y a la juventud de nuestra localidad”.

En el Club Bàsquet La Vila también valoran mucho el sostén recibido por sus empresas. 15 años de fidelidad que han dado pie a un bonito detalle por parte de la entidad. El propio Jordi Mingot explica que como novedad esta temporada “y como agradecimiento a tantos años de colaboración y estrecha relación, el Club decidió personalizar las canastas con la imagen corporativa de ambas empresas”. El directivo tiene claro que “con esta relación, el Club ve reforzado su prestigio social e imagen, ya que empresas con prestigio y grandes trayectorias han decidido unirse a nosotros y no dejar nunca de colaborar. Nos hace sentir orgullosos que en su momento decidieran confiar en la entidad y durante tantos años hayan decidido seguir ligados a este proyecto que solo busca formar a los jóvenes del municipio a través del apoyo de empresas y entidades como éstas que hacen que sea posible”.

En todos los casos son proyectos temporada a temporada, “siempre dependiendo de los resultados de las empresas que nos patrocinan”, señala Carles Bivià (CB Alginet), pero los clubes tienen claro que deben esforzarse para que esas empresas entiendan como un valor convertirse en sus patrocinadores. Es la relación conocida como win win, en la que todos ganan. El Club obtiene ayuda económica para seguir desempeñando su labor; la empresa, un reconocimiento social y también publicitario vinculado a unos valores que sólo el deporte puede ofrecer.

Los clubes y entidades deportivas se encuentran en una posición privilegiada para atraer ayudas con iniciativas de muchos tipos. Tienen por delante un abanico infinito de posibilidades que nada tienen que ver con lo realizado hasta ahora. Sólo es necesaria la determinación para poner en valor nuestro deporte y ofrecer ese valor a la sociedad.

Deja un comentario


*