Progresión del bote en Minibasket e Infantil

Continuamos con la exposición de apuntes elaborados para las actividades formativas que tuvieron lugar en 2008 con el objetivo de la mejora en el bote. En esta ocasión contamos con los apuntes de Miguel  Ángel Sáiz de su charla de febrero de 2008.

Miguel Ángel tiene una amplísima trayectoria como entrenador en categorías de formación. En la actualidad es el máximo responsable deportivo del CBF CABO MAR, pero no podemos olvidar su trayectoria en Akra Leuka y siempre en el baloncesto formativo, pero también en el senior.

Miguel Ángel pone toda su experiencia a nuestro servicio y nos justifica desde cómo comenzar la enseñanza del bote hasta su progresión en la misma. Gracias otra vez, Miguel Ángel.

 

JUEGO DE EQUIPO: GENEROSIDAD, ENTREGA A LOS DEMÁS
MENTALIDAD DE EQUIPO: VER A LOS DEMÁS

Vamos a reflexionar sobre un fundamento que, en principio, no me gusta, y que tampoco gusta a muchos entrenadores. Un fundamento que en muchas ocasiones intentamos eliminar del juego, que a veces nos producen exasperación las jugadoras lo usan, pero que se usa un montón: EL BOTE.

Partamos de esta primera reflexión:

– Una jugadora que domina el tiro y tira mucho: ÚTIL

– Una jugadora que domina el pase y pasa mucho: ÚTIL

– Una jugadora que domina el bote y bota mucho: POCO ÚTIL

 

Y es que en el pase, sentimos a los demás, pero en el bote, SÓLO ME SIENTO A Mí MISMO.

 

El bote es egoísta, individualista y lento. Sin embargo, El bote debe ser el primer fundamento que enseñemos: ¿Por qué?

– Porque cuando una niña se acerca por primera vez al baloncesto, lo primero que hará será coger un balón, porque es lo que le atrae y lo que define al baloncesto. Y a continuación, lo botará, no con un objetivo, sino porque le gustará la sensación del bote, de que el balón tiene vida. Y a través de ese bote se empezará a familiarizar con él, a hacerlo su compañero.

– Y lo siguiente que hará será ir a tirar. Pero para ello debe moverse. Y para moverse tendrá que BOTAR. Si no bota, nuestra jugadora se convertirá en una estatua con un balón. Y éste debe ser el punto de partida para enseñar el bote en las primeras edades. Para moverse con el balón, nuestra futura jugadora debe botar. Por tanto hay que empezar a asociar BOTE CON MOVIMIENTO.

 

El baloncesto para los niños debe significar siempre, como todo juego deportivo, ACTIVIDAD y MOVIMIENTO. Y esto exige BOTAR.

Y éste debe ser el primer mensaje que debe recibir:

PARA PODER MOVERME, TENGO QUE BOTAR

BOTO SÓLO PARA MOVERME

 

Y hay otro aspecto: al principio, los niños quieren siempre la pelota. Jugar al baloncesto es tener contacto con la pelota. Su posesión es lo que le da sentido al juego. Pero cuando la tienen, han de ser capaces de hacer algo, de actuar, de ser elementos activos. Y para ello deben ser capaces de moverse, por tanto de BOTAR.

Pero la niña debe sentirse segura mientras bota, mientras se mueve, mientras juega. Y para ello debe dominar el bote. Por eso podemos decir que:

DOMINIO DEL BOTE = SEGURIDAD Y CONTROL DE LA SITUACIÓN

 

Pero esta seguridad y control de la situación no sólo es individual, también lo es colectiva. Cuando una jugadora sabemos que domina la situación en la que debe botar, el resto del equipo se siente seguro porque sabe que la situación está bajo control.

Y así, en la enseñanza del bote hemos de tener muy claro el aspecto de su dominio como un fundamento que es de habilidad. Por tanto, tendremos que trabajar la habilidad en el niño, pero nunca olvidando, y mucho menos relegando, el otro componente, y que yo considero fundamental: SU INTENCIONALIDAD.

De esta forma, hemos de ser conscientes del doble componente del bote: HABILIDAD e INTENCIONALIDAD, pero éste último es que debe condicionar todo el trabajo. Debo saber botar, pero, sobre todo, debo saber para qué boto.

El bote ha de ser trabajado siempre y continuamente bajo el enfoque del movimiento y del ataque. No olvidemos que:

EL BOTE ES UN FUNDAMENTO OFENSIVO

 

Por tanto, matices del bote como BOTE DE PROTECCIÓN o BOTE DE CONTROL, NUNCA en las categorías primeras, nunca en el MINI.

 

TEMPORARIZACIÓN DE LA ENSEÑANZA DEL BOTE

Considero que es fundamental que cada entrenador o entrenadora tenga muy claro hasta donde debe llegar en cada edad en la enseñanza de cada fundamento. Los objetivos mínimos que nos tienen que servir de referencia para establecer la adecuada progresión de nuestro trabajo y de la evolución de los niños son algo imprescindible para que dicho trabajo y dicho aprendizaje se desarrolle adecuadamente y, sobre todo, con un sentido y una perspectiva de futuro.

Dichos objetivos o niveles mínimos pueden ser muy personales y subjetivos para cada entrenador, ya que además de nuestra propia filosofía, hemos de aceptar que los grupos humanos con los que vamos a trabajar pueden ser muy dispares (calidad física, calidad intelectual…) así como el entorno en el que vamos a desarrollar ese aprendizaje (escuela, club, familia, tiempo disponible de entrenamiento, instalaciones, material a nuestra disposición…). Por eso, los siguientes niveles de consecución que se exponen para cada edad y categoría son simplemente orientativos.

 

  • PREBENJAMINES (2º y 3º de Primaria)

– Botar sólo con una mano, simultaneando las dos.

– Hacerlo siempre moviéndose

– Mirar hacia el aro: orientar el bote hacia el aro con el objetivo de ir hacia la canasta

 

  • BENJAMINES (4º de Primaria)

– Dominio de las dos manos

– Aumento del control en velocidad

– Encarar siempre: botar hacia delante

– Iniciar el cambio de ritmo

– Cambio de mano por delante

 

  • ALEVINES (5º y 6º de Primaria)

– Manejo total de las dos manos por igual

– Reducción significativa del número de botes para cada acción.

– Trabajar todos los cambios

– No mirar nunca el balón

 

  • INFANTILES

– Dominio de todos los cambios de mano

– Dominar también el cambio de ritmo

– Utilización táctica correcta del bote: reducirlo al mínimo y darle la máxima efectividad.

 

PRIMEROS EJERCICIOS: PRIMEROS OBJETIVOS

–  No buscamos la habilidad como tal, sino el hacernos amigos del balón para que nos acompañe mientras nos movemos.

–  Valen todos los ejercicios y juegos clásicos con movimiento, que todos conocemos, pero siempre con una reflexión personal para sacarles el máximo provecho, teniendo muy claro qué es lo que nos importa:

BOTE = MOVIMIENTO = ATAQUE.

Así, será muy importante que vayamos introduciendo variantes que nos ayuden a mejorar cada juego o ejercicio.

 

EJERCICIOS

¡IMPORTANTE!: En todos los ejercicios que nos planteemos, podemos empezar con instrucciones verbales, pero será muy interesante que dichas instrucciones, poco a poco vayan siendo VISUALES, para que las jugadoras tengan que separar la vista del balón y se vayan habituando a responder a estímulos visuales, que son los que va a recibir en el juego real y cuyo dominio será lo que defina, globalmente, LA LECTURA DEL JUEGO.

1. Todas las jugadoras botando a la vez, moviéndose libremente por distintos espacios que nosotros les iremos indicando, de forma que el espacio disponible vaya variando para obligar a adaptarse a moverse y controlar el bote en circunstancias distintas: medio campo, dentro del área de 6’25, dentro de la zona, todo el campo…

2. Lo mismo, pero a distintos ritmos y de distintas maneras: andando, corriendo, al trote, a cámara lenta, de espaldas, desplazándose lateralmente.

VARIANTES DE MEJORA

3. Todos los desplazamientos anteriores, pero realizándolos de una canasta a otra, cruzándose las jugadoras para que el bote vaya tomando la connotación de desplazamiento hacia canasta.

4. Jugar a la “CANASTA QUE LLAMA”: todas las jugadoras botando en un espacio delimitado del centro del campo, ¡SIEMPRE MOVIÉNDOSE!. En cada canasta, un entrenador. De forma aleatoria, cada uno hace una señal corporal y entonces todas las jugadoras han de correr a: tocar la canasta, tocar al entrenador, tocar algún objeto, entrar en la zona, tirar a canasta, encestar… Pierde la última que lo consigue. De esta manera botamos con una intencionalidad, y lo hacemos realizando un desplazamiento lo más rápido posible. Nos servirá para ir descubriendo que avanzo más si doy menos botes.

5. El típico juego de “TÚ LA LLEVAS”: todas con balón, una paga y debe pillar, tocando simplemente, a otra jugadora, que pasa a ser la que paga. Se puede hacer que la que paga pueda botar con la mano que quiera, pero que las demás sólo puedan hacerlo con su mano “mala”.

6. Jugar a “SALTAR LA PIEDRA”: todas las jugadoras con balón y sentadas en un espacio determinado, con las piernas estiradas y juntas. Una pareja se persigue botando. La que huye, si es pillada pasa a perseguir a la otra jugadora. Pero puede evitar ser pillada si antes salta una “piedra”, las piernas de cualquiera de las jugadoras sentadas. Enseguida, ésta pasa a perseguir a la que antes perseguía, que debe reaccionar para no ser pillada, pudiendo saltar otra piedra para salvarse. En este caso, la que huye se desplaza con una intencionalidad extra que es buscar una piedra para salvarse y en todos los casos hay un componente de reacción y cambio de rol muy interesantes.

7. Jugar a “STOP” o “PARI-PARAO”: aparece el concepto de equipo y el jugar con estrategias colectivas o al menos de sumar el esfuerzo personal al del resto del grupo. En dos equipos, un equipo debe pillar a todas las jugadoras del otro equipo tocándolas. Cada jugadora tocada debe quedarse quieta donde haya sido pillada, pero podrá ser salvada si es tocada por una compañera de su equipo. De nuevo se bota con intencionalidad, no sólo las que persiguen, sino también las que huyen, pues deben intentar salvar a sus compañeras. Y el bote se convierte ya en un elemento continuo de ATAQUE: “ataco” para pillar y “ataco” para salvar.

8. Jugar a “TÚ LA LLEVAS”, pero encestando en las dos canastas. Las jugadoras libres han de desplazarse continuamente de una canasta a otra para encestar, sin ser pilladas. En las edades más pequeñas, la zona puede ser el “espacio sagrado” en donde estarán a salvo. Sólo podrán realizar un tiro cada vez, para ir hacia la otra canasta a tirar de nuevo. En este caso, es interesante el que paguen varias y el juego se desarrolle en un tiempo determinado. Gana la que en ese tiempo ha conseguido más canastas. Aquí el bote empieza a adquirir su verdadero sentido: siempre es ofensivo y me sirve para ir de canasta a canasta para encestar.

9. “TÚ LA LLEVAS”, pero pagando varias, para que puedan realizar estrategias de equipo, y las libres sin balón. De esa forma, el balón nunca tiene la connotación de acción defensiva o de huida.

 

VAMOS INTRODUCIENDO LA HABILIDAD

Es fundamental que las jugadoras comprendan y hagan suyo el objetivo de la adquisición de una mayor habilidad: no es para botar en el sitio, como haremos en muchos ejercicios de habilidad, sino para mejorar el control de la pelota y que eso nos permita MOVERNOS MEJOR Y TENER MÁS CAPACIDAD PARA RESOLVER SITUACIONES CONCRETAS.

10. Toda la variedad de ejercicios y habilidades: bote entre las piernas, bote bajo, bote en distintas situaciones (de pie, sentadas, de rodillas, acostadas…), haciendo ochos, delante-detrás, cambios por delante, cambios entre las piernas, cambios por detrás, etc… Y será muy interesante el que dediquemos bastante tiempo a que trabajen con dos balones a la vez. Además de la mejora lógica de la habilidad por la dificultad añadida, supone una cantidad realmente equilibrada y simétrica del trabajo con cada mano, cosa que a veces se hace difícil controlar y por la que, al final, siempre observamos que las jugadoras continúan teniendo una mano buena.

11. Colocadas por parejas, en dos filas enfrentadas, cruzarse, yendo al choque, para cambiar de dirección en el último instante, realizando todos los cambios de mano. Interesante empezar por hacer sólo finta de cambio de mano, pero continuar con la misma mano, realizando un cambio de ritmo.

imagen1

 

12. CIRCUITOS DE BOTE: son interesantes porque, en principio, son divertidos y motivantes. El problema es que se suele mirar mucho al balón y al suelo

VARIANTES DE MEJORA

13. Competiciones de relevos: el bote vuelve a tener una intencionalidad en equipo y, además, buscamos la máxima velocidad, por lo que los botes deben ser los mínimos. Y dentro de esas competiciones podemos introducir los circuitos para mejorar la habilidad.

 

EJERCICIOS SIMPLES CON OBJETIVOS MÁS AVANZADOS

Aquí podemos empezar ya a buscar el conseguir que el bote responda por completo a la naturaleza que debe tener: ES UN FUNDAMENTO OFENSIVO.

Bajo esta premisa, se hará siempre para atacar, utilizándolo lo menos posible y consiguiendo el máximo desplazamiento, o sea, alcanzando así su máxima efectividad. Tendremos que conseguir que las jugadoras valoren al máximo el hecho de realizar cualquier acción con el mínimo número de botes posible.

14. Cruzar la Frontera. Bien a una señal visual del entrenador o cuando la jugadora del fondo quiera, ésta sale botando con la mano exterior de la banda donde está a cruzar por velocidad la línea del centro, mientras que la defensora de la frontera se desplaza por la línea con la otra mano a tocarla. Si la jugadora que intenta cruzar la frontera considera que no lo logrará por velocidad, podrá cambiar de dirección, de ritmo, etc… manejando las dos manos, y la defensora deberá reaccionar para, sin salir de la línea del centro, conseguir tocarla. Cuando consiguen cruzar la frontera, continúan a encestar. Las variantes son muchas: quien cruza con menos botes, quien además consigue encestar, las que no pillan repiten puesto y sólo pagas si te pillan, etc…

imagen2

 

VARIANTE DE MEJORA

15. El mismo ejercicio, pero sólo paga una, que está en el centro ya colocada, y todas las demás han de cruzar la frontera. Las que van siendo pilladas se incorporan a la frontera, siendo cada vez más las defensoras y menos las que cruzan, con lo que incorporamos el sentido de equipo y las estrategias colectivas.

 

16. Finalización a canasta desde la línea de 6’25 después de recepción. Será fundamental que la acción sea continua y que la jugadora vaya a por el balón. En Infantiles se ha de conseguir de forma obligatoria que se dé un solo bote.

La Fila 1,2,3 finaliza con derecha. La Fila 3,4,5 finaliza con izquierda

imagen3

 

17. El mismo ejercicio desde el centro del campo, recibiendo la pelota en el círculo central. En Infantiles, el máximo de botes para tirar a canasta será de tres. Lo normal es que lo puedan conseguir en dos botes.

VARIANTE DE MEJORA

18. El mismo ejercicio, en el centro, pero todos los balones en el mismo lado, y la fila de enfrente va a defender. La atacante elige libremente la canasta para encestar, pero no debe hacer fintas. Debe ganar a la defensa por velocidad, con un buen lanzamiento del balón en el primer bote y realizando el mínimo de botes (mano izquierda).

imagen4

 

19. Por parejas, series de 1×1 a la carrera en todo el campo, rodeando el círculo central. En una primera opción, la atacante sale delante de la defensora y rodea el círculo por un lado (puede engañar), mientras que la defensora ha de hacerlo por el lado contrario. El objetivo es encestar en la canasta contraria. Otra opción es que la defensora va delante y es ella la que elige el lado del círculo, obligando a la atacante a ir por el otro lado. En todos los casos, podemos variar el ancho del círculo con conos, etc…

20. Muy interesante toda la variedad de 1×1 en medio o todo el campo saliendo desde distintas situaciones y posiciones: desde sentados, acostados, de espaldas, de rodillas, etc… pero poniendo siempre un especial énfasis en que el primer bote sea con un lanzamiento muy largo y se busque el acabar con el mínimo de botes.

 

¡MUY IMPORTANTE!: DARLE MÁS IMPORTANCIA, BUSCANDO LA EFECTIVIDAD OFENSIVA DEL BOTE, AL CAMBIO DE RITMO QUE AL CAMBIO DE MANO. SOBRE TODO, EN LAS CATEGORÍAS DE FORMACIÓN, SI QUEREMOS ASENTAR CORRECTAMENTE EL USO DEL BOTE.

 

ESTRATEGIAS PARA EL FORTALECIMIENTO DE LOS OBJETIVOS

Ante todo, será fundamental que, como entrenadores, creamos totalmente en todo lo que hagamos. Eso nos llevará a estar encima de lo que estemos trabajando y a valorar de verdad lo que nuestras jugadoras hacen o no hacen. Ser fieles siempre a una filosofía es el mejor camino para que nuestras jugadoras aprendan y crean en nuestro baloncesto.

EL CONTROL DE LOS DETALLES SERÁ LO QUE MARCARÁ LA EFECTIVIDAD DE NUESTRA ENSEÑANZA Y SU APRENDIZAJE.

21. El típico juego sin bote es muy interesante para aprender a valorar la importancia y la función del bote. No sólo mejoramos técnica y tácticamente el pase. Además, vamos, poco a poco, siendo conscientes de en qué situaciones el bote tendría sentido y sería realmente útil. De esa forma, aprendemos a valorarlo en su función primordial.

VARIANTES DE MEJORA

22. Permitir botar sólo para realizar un tiro

23. Permitir un máximo de botes a cada jugadora cuando recibe: uno, dos o, como máximo, tres botes

24. Permitir un máximo de botes por equipo. Por ejemplo, cinco. Todas estas variantes obligan a optimizar al máximo el bote y sacarle el máximo provecho, mientras que al mismo tiempo deja muy al descubierto los botes inútiles o sin un objetivo claro.

25. Establecer en el juego la FALTA DE BOTE: con esa falta se penaliza el bote en el sitio con pérdida de la posesión. Se puede combinar con el conseguir puntos cuando una jugadora se lanza el balón. Eso también ayudará a valorar por todo el equipo el hecho de que una de sus compañeras les esté dando puntos con el empleo correcto, tanto técnica como tácticamente, del bote.

26. Establecer también la FALTA DE PASE: en este caso lo que se penaliza es el botar de más y no pasar cuando hay opción para ello. Por lo mismo, podemos dar puntos a los pases rápidos realizados sin botes superfluos.

 

Miguel Ángel Sáiz (director deportivo C.B.F. Cabo Mar)

Deja un comentario

*