El traspies

En esta ocasión vamos a iniciar una serie de artículos técnicos en los cuales trataremos algunos aspectos que pueden generar cierta dudas entre los colectivos. Para ello contaremos con la colaboración del CTA. El primer “mito” que vamos a tratar es el del traspiés. Gracias Juan Bertomeu por tus aportaciones.

Muchas veces, cuando sancionamos violación de pasos a un jugador, éste nos recrimina que no ha hecho pasos, sino que ha realizado un “traspiés”. Esta temporada 2012-2013, se está trabajando con todos los árbitros para distinguir bien las situaciones en las que un “traspiés” se realiza de forma correcta, o si por el contrario, hay que sancionar pasos. Lo que en nuestra jerga arbitral se ha dado por llamar “pasos de tres apoyos”.El “traspiés” es el gesto técnico en el que el jugador suelta el balón dejando que éste bote en el suelo para que luego, y estando él en el aire, cogerlo. En el momento en que lo coge, al estar en el aire como hemos dicho, no tiene pie de pivote definido, tal y como se establece en el artículo 25 de las reglas. El pie de pivote se definirá por tanto cuando el jugador caiga y apoye uno o ambos pies (parada en un tiempo) en el suelo, teniendo en ambas situaciones un “paso más” disponible para desplazarse.

Cuando el jugador realiza el gesto técnico de forma incorrecta lo que está sucediendo es que el jugador no coge el balón en el aire, sino cuando tiene un pie apoyado en el suelo, siendo por tanto dicho pie su pie de pivote de acuerdo al artículo 25 de las reglas y cometiendo violación de pasos en el supuesto de que tras levantarlo lo vuelva a apoyar sin haber realizado un pase o un lanzamiento a canasta.
La dificultad para nosotros los árbitros por tanto radica en poder determinar bien si el jugador tenía o no un pie en el suelo cuando cogió el balón con una o ambas manos para sancionarle o no la violación de avance ilegal. Esto en la mayoría de ocasiones es difícil de detectar y suelen ser situaciones poco aceptadas por los participantes, ya que visualmente parece que se hayan dado dos apoyos. Es por ello por lo que la premisa para arbitrar bien este tipo de jugadas debe ser clara: Si hay duda de cuando el jugador coge el balón no hay que sancionar.
Muchos recordaréis el revuelo que en su día se originó con los llamados “pasos de reverso” y, mucho antes que en éstos, con los llamados “pasos de salida”. Los integrantes del baloncesto (jugadores, entrenadores y árbitros) hemos ido poniéndole “apellidos” a las distintas situaciones en las que se suele producir avance ilegal cuando en realidad, en todas ellas, el único principio que rige es el mismo. No es otro que el que marca el reglamento y que podríamos resumir en la siguiente frase:
Una vez se ha establecido el pie de pivote, éste se puede levantar (sin volverlo a apoyar) solo para efectuar un lanzamiento o un pase.”
Basta un pequeño ejercicio mental para darse cuenta que en:
  • Los pasos de salida: se levanta el pie de pivote para iniciar un regate, que al no ser un lanzamiento o un pase, constituye una violación
  • Los pasos de tres apoyos: se levanta el pie de pivote y se vuelve a apoyar antes de efectuar el lanzamiento.
  • Los pasos de reverso: se da una situación idéntica a la del traspiés en la que el jugador en lugar de avanzar en línea recta, gira sobre sí mismo.

Hay pues que abandonar ya la mala costumbre de contar los pasos realizados por un jugador y hacer un esfuerzo por establecer el pie de pivote en cada situación. Es una leyenda urbana que dar dos pasos es legal y más de dos ilegal. En las reglas del baloncesto no se hace referencia ninguna al número de pasos que puede dar un jugador, teniendo que basar siempre nuestra decisión siguiendo el siguiente esquema:

 
Con este pequeño ejercicio se arbitrará mucho mejor en las situaciones de avance ilegal y con el esfuerzo de todos (jugadores, entrenadores y nosotros mismos) ayudaremos a que desaparezcan de las pistas tanto los gestos técnicos mal realizados como las decisiones incorrectas que a veces tomamos cuando arbitramos. Porque en este deporte, tenemos que poner todos de nuestra parte. Ni los jugadores lo hacen siempre bien, ni nosotros acertamos siempre en nuestra apreciación. Y si ellos entrenan para hacerlo mejor… ¿nos vamos a quedar nosotros detrás?
 
Juan Bertomeu Ferrer  (arbitro y profesor de los Cursos FBCV)
 

5 Comentarios

  1. Fantástico Artículo de Juan Bertomeu. Enhorabuena!!

  2. Sobre este artículo me gustaría comentar un par de cosas. La primera es que lo de que “en caso de duda, no hay que sancionar”, por desgracia no la aplican muchos de los árbitros, los cuales a la mínima que ven “algo raro” suelen pitar sin quizá detenerse a pensar qué pitan realmente y si no lo hacen sólo por el mito de los pasos en un traspiés.

    La segunda es que yo suelo ver el traspiés como una entrada normal a canasta, pero cambiando los pies de apoyo. Y en el caso de una entrada a canasta normal muchas veces los jugadores también cogen el balón con el pie en el suelo y luego marcan los pasos (es decir, cambian el pie de pivote) y nunca se sanciona como pasos. Nunca he entendido porqué en el caso del traspiés, que para mí es lo mismo sólo que cambiando el primer pie de apoyo como digo, se suelen pitar pasos indiscriminadamente. Aunque también es cierto que algunos jugadores marcan el gesto del inicio del traspiés tan exagerado, que sí se vean claros los pasos, pero en general creo que hacer un traspiés perfecto (en base al reglamento como habéis puesto) es de una ejecución complicadísima.

  3. MUY MUY BUENO GRACIAS ….A NOVLELES COMO YO NOS HACE FALTA MUCHO ESTE ARTICULO¡¡¡¡

  4. Muy bueno el artículo. Es verdad que hay árbitros que pitan pasos cuando ven “algo raro” en el movimiento de pies, pero bueno, para eso están estos artículos, para ir mejorando. Gracias

  5. Cuando entreno a jugadores de minibasquet siempre explico los pasos utilizando el término “contactos en el suelo”, ya que los pasos suele ser un término difuso para los niños. Y me da buen resultado

Deja un comentario


*