Formacion por seguridad

Insistimos como en otras ocasiones, que la responsabilidad por definición sobre la Formación de los técnicos está claramente detallada en los estatutos de la FBCV, tanto en lo referente a cursos como a la formación continua, como actualización y/o reciclaje.
A partir de ahí, el trabajo se ha centrado en dos factores básicos que pretendemos que tenga la formación que impartimos, calidad y accesibilidad.
La formación de un técnico garantiza un valor fundamental hacia el practicante, como es la SEGURIDAD. Por encima incluso de la evolución técnica, una persona responsable de un grupo debe ser capaz de transmitir valores como Compromiso, Respeto y Salud a los jugadores/as que entrena.
El conocimiento del Baloncesto que cada uno pueda haber adquirido como jugador, incluso como aficionado, es imprescindible refrendarlo con el aprendizaje de la formación como entrenador. Esta formación aporta los parámetros básicos para ser capaces de transmitir el conocimiento del Baloncesto, respetando las directrices básicas de seguridad en cada una de las etapas de formación.
Hay entrenadores que a pesar de no haberse exigido titulación en su competición, han decidió formarse y desde la FBCV queremos reconocer ese esfuerzo que seguro que está viéndose reflejado en su trabajo.
Por nuestro convencimiento, y valorando que la necesidad de la formación de técnicos es crítica para la evolución de las entidades y por ende del Baloncesto, seguimos trabajando en las dos líneas que entendemos necesarias. Por un lado aumentar la calidad y accesibilidad a las formaciones, en concreto esta temporada con la deslocalización de los cursos de las capitales de provincia, y por otro lado trabajando con las instituciones responsables para que se conciencien de su responsabilidad para garantizar la seguridad de los practicantes. Este último aspecto es fundamental en las edades de formación, pero tampoco hay que perder su importancia en otras etapas de la práctica deportiva donde no se valora tanto pero es igual de importante saber lo que se está haciendo.
La formación recibida en la actualidad en un Curso de Entrenador de Nivel 1, es la básica, mínima y fundamental para ponerse al frente de un grupo de jugadores.
No entenderíamos subirnos a un autobús, donde el conductor no tuviera la formación adecuada para conducirlo. Menos todavía nos atreveríamos a dejar en un centro educativo a los niñ@s en manos de un profesor sin su adecuada formación. Pues el paralelismo con los riesgos de la práctica del deporte es muy claro, y no debemos permitir que una persona sin la formación adecuada, sea la responsable de tomar decisiones diariamente con un grupo de jugadores. Claro está, que cada nivel de competición exige un nivel de preparación diferente, y es la responsabilidad de quienes los regulamos decidir en cada uno de los casos, pero los mínimos deben estar siempre garantizados y más en edades de formación.
 
Victor M. Salvador (secretario general FBCV)

Deja un comentario


*