El por qué de nuestro modelo de PT

Reanudamos la temporada de #fbcvEntrenadores con una serie de artículos, 5 en total, firmados por Israel Sanchis, Director Deportivo de la FBCV. Esta Federación quiere dar a conocer el trabajo técnico-táctico desarrollado en el Programa de Tecnificación. Nuestro blog es una eficaz herramienta, tanto para todos los entrenadores de nuestra Comunidad, como para padres y jugadores. Todos estos documentos ya han sido difundidos en su momento, a través de diferentes actividades formativas, ahora les damos una visión de conjunto.
El artículo de esta semana es una introducción para contextualizar el porqué del PT, del modelo desarrollado hasta este momento y de las opciones tácticas empleadas. Esperamos que resulte de vuestro interés y que aportéis lo que consideréis oportuno a todo lo expuesto.
Vamos a presentaros el trabajo, a nivel ofensivo, que realizamos con los jugadores en el Programa de Tecnificación (PT). Nos centraremos en el juego ofensivo frente a defensas individuales. El trabajo contra zonas lo dejaremos para futuros artículos. Es un trabajo bastante extenso y lo vamos a fraccionar en cinco entregas:
  • El por qué de nuestro modelo de PT
  • Salida de presión
  • Contraataque y llegar jugando
  • Entradas en libre
  • Ataque por Conceptos
Me gustaría aclarar que este artículo lleva mi firma porque soy quien lo escribe y quien dirige el programa, pero el material expuesto es el resultado de un proceso de trabajo de 7 años, con matizaciones y aportaciones de los entrenadores que han ido pasando por el PT en este periodo, en constante evolución a partir de la experiencia acumulada y de los errores que cada año vamos teniendo y depurando. Seguramente, este trabajo tendrá muchas diferencias si lo revisamos de aquí a otros 7 años. Muchas gracias a todos y cada uno de esos entrenadores y a Ana Belén Álvaro que me ayuda a poner en marcha todo este trabajo y a su constante revisión. Ni tan siquiera quiero apropiarme de las ideas aquí expuestas porque las considero de la FBCV, que ha creado el Programa y las herramientas para llevarlo a cabo. Antes de comenzar con la exposición de nuestro trabajo, creo que es importante contextualizarlo.
En 2005 la FBCV pretende consolidar un Programa de Tecnificación que estaba dando sus primeros pasos. Era un momento en el que la FBCV quería, después de acometer un crecimiento en estructura y organización como consecuencia de un incremento en el volumen de sus competiciones, dar un paso más en cuanto a la formación de los practicantes del baloncesto, ya que uno de los objetivos principales de la FBCV es el de mejorar la calidad técnica de todos los jugadores y jugadoras de la Comunidad Valenciana. Este objetivo es abordado desde diferentes perspectivas. La FBCV ya estaba trabajando indirectamente en la formación de sus jugadores al desarrollar los cursos de formación de sus entrenadores (recordamos que la FBCV fue pionera en cuanto a la oficialidad de los mismos y en cuanto al uso de las nuevas tecnologías para realizar cursos semipresenciales), también con la puesta en marcha de un Plan de Formación Continua.
Efectivamente, todavía quedaba un elemento importante del sistema que no era atendido de forma directa, el jugador/a. Hasta la temporada 2005/2006, la atención que la FBCV prestaba a su formación, entendiendo ésta como la acción directa mediante entrenamientos con técnicos propios, se circunscribía únicamente al trabajo preparatorio al Campeonato de España de Selecciones Autonómicas.
En primer lugar, como cualquier proyecto, de la índole que sea, analizamos los objetivos que pretendemos abordar a partir de un contexto (presupuesto disponible, intereses de nuestros clubes, características de los mismos, etc.). Resumiendo, nos encontramos con esta situación: el presupuesto que podíamos destinar al PT, optimizando al máximo nuestra estructura y recursos, sería con cargo a la FBCV al 100%, sin ayuda alguna de las instituciones de nuestra Comunidad; detectamos una carencia clara de trabajo en las categorías de minibasket, debida, básicamente, a que no todos los clubes inscritos en esta Federación llegan a trabajar en estas categorías (el minibasket no es competencia de la FBCV).
Teníamos dos posibilidades a la hora de implementar nuestro PT: dirigirlo a un grupo reducido de jugadores, buscando un rendimiento inmediato en cuanto a resultados en Campeonatos de España de Selecciones Autonómicas (trabajo con 10-12 jugadores por generación durante unos pocos años, a modo de Centro de alto rendimiento) o dirigirlo a un grupo elevado de jugadores, buscando la mejora en un número importante. El primero de los planes tenía dos ejemplos claros: el siglo XXI de la FEB y el centro de alto rendimiento de Baleares. El segundo tenía su paradigma en Cataluña. Nosotros, nos inclinamos por el segundo de los modelos por varios motivos:
  • Si este coste lo iban a asumir íntegramente nuestros clubes, creímos que el trabajo debía ir encaminado hacia todos nuestros jugadores/as y no solo a unos pocos.
  • Teníamos clubes que por su estructura ya se dedicaban al trabajo con una élite de jugadores en formación, sobre todo a partir de la categoría infantil.
  • Creíamos en la formación y mejora de una gran base de jugadores/as que ayudara a la mejora general del nivel medio de nuestro baloncesto.
  • El coste era menor.

Es en el Otoño de 2005 cuando la FBCV inicia su Programa de Tecnificación (PT), centrado en la formación del jugador en formación. Este Programa está dirigido al jugador/a desde su iniciación hasta la edad cadete (14 y 15 años). El PT se estructura en 6 generaciones desde su creación hasta la temporada 10/11: alevín, infantil y cadete, de primer y segundo año. En la temporada 11/12 se incorpora una séptima generación, la benjamín de segundo año. Nuestro PT prioriza el trabajo en las categorías de minibasket, dedicándoles más tiempo y recursos, llegando a muchos niños y niñas (más de 250).

Cada generación tiene una programación adecuada a sus necesidades. Lógicamente, aunque existe una programación para cada categoría, se observa una secuenciación y una progresión en cada una de ellas que garantiza unos objetivos previos, determinados por la FBCV. Las principales diferencias entre el trabajo realizado con cada una de las generaciones es que el trabajo realizado con benjamines y alevines de primer año es eminentemente técnico, mientras que el trabajo con las demás generaciones ya tiene, además, un componente táctico. A lo largo de estos 7 años, hemos evolucionado el PT ya que al principio fundamentábamos la mejora a partir de un trabajo analítico de la técnica individual. Con el tiempo nos hemos ido dando cuenta de que las carencias de nuestros jugadores no estaban tanto en la ejecución de los fundamentos, sino en su contextualización dentro de situaciones reales de juego. En la actualidad, estamos priorizando una correcta ejecución técnica pero siempre en situaciones reales de juego, desde las primeras edades (en todo esto es importantísima la intensidad del entrenamiento).

El PT tenía, además, una repercusión indirecta en la formación de los técnicos que participan en el mismo. Digo “tenía” porque esta temporada iniciamos una actividad formativa en septiembre con los 35 técnicos del PT en minibasket, por lo tanto ya no es una repercusión indirecta sino más bien está sistematizado. Al mismo tiempo, sobre todo en edades tempranas, observamos que el jugador/a que participa en el PT, cuando regresa con su grupo en su entidad deportiva, es capaz de elevar su nivel y el de los compañeros. Indirectamente, estamos llegando a muchos jugadores.

 
 
A la hora de implementar nuestras intenciones en un PT, desde la Dirección Deportiva se desarrolló una herramienta que estuviera en la línea de trabajo que hemos expuesto anteriormente: ayudar y complementar la formación de nuestros clubes. Nuestro trabajo debía de ser muy genérico, sin distorsionar el trabajo de ninguno de nuestros clubes. Desde el principio, nos inclinamos por un juego por conceptos con 4 exteriores, para todas las categorías. Nuestra Comunidad no tiene clubes que fichen jugadores/as extranjeros de gran tamaño y los valencianos tampoco somos muy altos,… esto nos hizo inclinarnos por diseñar un juego en el que solo tuviéramos un interior y poder formar así a más jugadores exteriores. Creemos en el juego cercano a canasta desde pequeños. Creemos muy importante recuperar el juego cerca de canasta de todos los jugadores, no solo de los pivots. Por lo tanto, en las primeras edades, sin tener un pivot fijo, todos han de aprender fundamentos básicos de juego cerca de canasta. Nos decidimos por un juego por conceptos y no por un compendio de sistemas porque creemos que es la mejor manera de abarcar muchos aspectos diferentes en la formación de los jóvenes (toma de decisiones, ocupación de espacios, no especialización,…); también considerábamos que en ningún caso distorsionaríamos el trabajo de ningún club de esta manera. Por otra parte, nuestro juego por conceptos está fundamentado en el pase y no tanto en el bote.Como decía anteriormente, el objetivo es complementar el trabajo de nuestros clubes y estos ya desarrollan, de sobra, el fundamento del bote. Pero antes de llegar al juego por conceptos, fase estática del juego, debíamos desarrollar la salida de presión y el contraataque bajo las mismas premisas: no especialización y uso predominante del pase.
Por lo tanto, el trabajo que vamos a exponer aquí, es el marco de referencia que tienen todas las generaciones. La generación cadete de segundo año, desarrollará prácticamente todo este trabajo, la infantil de segundo año algo menos y la mini menos todavía. Como ya hemos comentado anteriormente, los benjamines y alevines de primer año no realizan nada de esto directamente pero si lo trabajan indirectamente, sin que los jugadores/as sean conscientes.
Por último, antes de dar paso al desarrollo de nuestro juego ofensivo, quería reflexionar acerca de una idea que subyace en todo lo comentado hasta ahora: la figura del director deportivo y cómo hemos entendido desde la FBCV su trabajo.
Muchos de los que leéis el artículo en estos momentos os preguntaréis qué hacen los entrenadores si todo esto ya está diseñado. Mi respuesta es simple: lo hacen todo. Entre otras cosas deben asumir una dirección técnica o deportiva que marca unas pautas que garantizan una identidad en la manera de entender y ejecutar el baloncesto, nuestro baloncesto, de todas las generaciones a lo largo del tiempo, que permita la suma de trabajos año tras año con la única premisa de mejorar al jugador. Personalmente, siempre he creído más en la mejora como sumas en una misma dirección que por la aportación estelar de diferentes entrenadores, sin conexión entre ellos. Si contamos con entrenadores estelares que sumen al proyecto lo tenemos todo, y debo decir que estamos muy orgullosos de los entrenadores que han pasado por el PT. Por supuesto, debemos asumir las particularidades y las aportaciones de cada entrenador y entender a cada generación (cada una siempre es diferente). Por ejemplo, hemos tenido selecciones cadetes sin pivot fijo porque no contábamos con jugadores o jugadoras de estas características; hemos jugado con el pivot en el lado contrario al balón porque el entrenador entendía que las características de sus jugadores, ese año, se ajustaban más a esta disposición; recuerdo también una generación cadete masculina en la que dimos mayor protagonismo a la utilización del bote porque sus bases eran muy buenos penetrando y jugando P&R, etc. Así mismo, las generaciones cadetes, por ejemplo, deben realizar dos o tres entradas en juego diferentes, tener algún sistema cerrado para situaciones especiales de juego y todo esto lo desarrollan los entrenadores con el visto bueno del director deportivo, que debe respetar todas estas aportaciones atendiendo siempre a la premisa formativa del PT y a las características de cada generación. Pero como observaréis, estas modificaciones son parte de la última etapa del PT, el Campeonato de España en un determinado año. Jamás el Campeonato de España ha condicionado el trabajo con una generación a lo largo de 7 años. No quiero extenderme mucho más en esta idea porque entiendo que es objeto de otros artículos por su complejidad.
Lo dicho, durante los próximos 4 artículos os expondremos nuestro menú ofensivo básico y general frente a defensas individuales. Lo hacemos público por primera vez como un documento, pero todos y cada uno de los aspectos que vamos a desarrollar se han tratado en diferentes clínics y actividades de la Formación Continua. Los responsables deportivos de los clubes ya conocen estas ideas desde hace tiempo, sobre todo los clubes que han contado con jugadores en selecciones autonómicas. Si lo hacemos público es porque creemos que es perfectamente válido para el trabajo de cualquier club. Esperamos que lo disfrutéis y que si alguien quiere hacer cualquier aportación que lo haga, por favor.
Israel Sanchis (director deportivo FBCV)

Deja un comentario

*